Tú número es el...

22/1/09

Empiezo a pensar en bohemio

Y siento el deseo de perder grandes ratos tumbada a la orilla de cualquier mar. Que me recoja el aire cuando quiera, ya no tengo prisa, la perdi toda hasta llegar aquí.
 
He metido en los bolsillos poca cosa: algo de locura con que alimentar el alma y algún recuerdo que echarme a la memoria caída la tarde. Regalé lo conseguido a quien no tenía bolsillos, de esa forma le ahorraré el dilema de elegir que llevarse cuando decida ser bohemio.




8 comentarios:

alma-en-vivo dijo...

Yo no puedo estar tan quita,ni corrí ante estar desesperada,perdi tiempo y perdi tiempo de nuevo,y ahora si que me encuentro desesperadade llegar a a orilla de cualquier mar

Gaixo dijo...

Que envidia. Cuento daría por poder tomar una decisión así.

Esteban dijo...

Que envidia!!! quie pudiera estar en esa playa y en esa amaca.
Un beso

Jesús Arroyo dijo...

Creo que lo escrito será una realidad en mi... y no tardando mucho. Me has animado a ello.
Un abrazo.

El Molinero dijo...

Brisa cálida recorriendo el cuerpo
Olas melodiosas jugando con el viento
Atardeceres interminables.
¿Donde está es lugar?........

Elisabeth dijo...

quien pudiera estar tan tranquilita sin nada mas en la cabeza q el murmullo de las olas al oirlas....

besitosss

Javi dijo...

Deseos que comparten muchos.., y quisieran vivir.., solo hace falta esa pizca de locura y el saber de uno mismo..., con todo ello se alcanzaria un estado de serenidad que el ser humano necesita y compartirlo con la brisa del mar solo es un sucedaneo mas de una vida.., un camino.... Gracias por tu regalo,, un besito preciosa.

saint dijo...

Nuke,es precioso lo que escribes.
Te dejo un beso.